¿Está bien que los masajistas sean fumadores?

La terapia de masaje es una ocupación en la que el terapeuta de masaje está de cerca y tocando al paciente/cliente. Esto es algo que los terapeutas deben tener en cuenta en todo momento. La nicotina y el humo del cigarrillo son olores inequívocamente fuertes (para algunos ofensivos). Estos olores no se enmascaran fácilmente. Ningún perfume, colonia o enjuague bucal parece ser muy efectivo para eliminar este olor.

Una parte importante de una buena experiencia de masaje es la atmósfera física de la habitación. Eso significa una habitación tranquila y limpia, con un agradable aroma calmante o sin ningún aroma. Un Terapeuta que fuma puede crear este ambiente pero tendría que ser un fumador muy ligero. Incluso esto es arriesgado, porque algunas personas son muy sensibles al olor del humo y pueden detectar incluso un ligero olor a tabaco.

También tenemos que considerar algunos de los subproductos desagradables de este hábito. Una de las principales es la «Tos del fumador». Asistí a un curso de terapia de masaje médico impartido por un terapeuta de masaje con licencia que obviamente era un fumador empedernido. ¿Cómo lo supe? Hizo pausas frecuentes, a lo largo de su conferencia y demostraciones, para toser. Conocía bastante bien su tema. Era un buen maestro y un terapeuta de masaje con mucha experiencia.

Pero no pude evitar preguntarme qué experimentaron sus pacientes/clientes cuando acudían a él en busca de terapia. Imagínate tumbado en una camilla de masaje intentando relajarte y teniendo que lidiar, no solo con ese fuerte olor a humo de cigarrillo, sino también con una tos inquietante durante todo el masaje. En la escuela de terapia de masaje no se nos permitía discriminar a los estudiantes que fumaban mientras nos dábamos masajes de práctica.

Tener un terapeuta fumador que le diera un masaje facial a menudo tenía un efecto directo opuesto. Es difícil relajarse y respirar tranquilo cuando la nariz es asaltada por el olor a nicotina de los dedos del Terapeuta. Empatizo con los Terapeutas que fuman. Lo difícil que es dejar de fumar, está bien documentado. Pero también es innegablemente evidente que fumar es un peligro para la salud tanto para el terapeuta de masaje como para el paciente/cliente.

El otro problema aquí es que uno de los principales beneficios de la terapia de masaje es ayudar a eliminar las toxinas del cuerpo. El humo de segunda mano de la ropa, las manos, el cabello o el aliento de un terapeuta envenena el aire. ¿Está bien que los terapeutas de masaje sean fumadores? Fumar tabaco no es una actividad ilegal.

Pero los beneficios previstos de la terapia de masaje y los efectos nocivos del humo del tabaco deberían hacer que un fumador que es, o esté considerando convertirse en un terapeuta de masaje; renunciar a una u otra actividad.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario