La cosecha que a menudo se pasa por alto – Mend Acupuncture

Foto por Dominika Roseclay

El segundo capítulo del texto de la era Han llamado «Preguntas simples del Emperador Amarillo» analiza cómo se debe vivir en las diferentes estaciones. El consejo para el verano tiene una sección que dice:

“Ve a descansar tarde en la noche y levántate temprano. Nunca te canses del sol. Que la mente no tenga ira. Estimula la belleza y perfecciona tu elegancia”.

Es la última frase en la que quiero centrarme en este artículo.

Los comentaristas antiguos y medievales de este pasaje ofrecen una idea de lo que podría significar “estimular la belleza y perfeccionar la elegancia”. Varios señalan que los caracteres chinos usados ​​en este pasaje también pueden denotar la idea de florecimiento y abundancia.

Existe una antigua idea naturalista china de que somos microcosmos del Universo (actualmente estoy trabajando en un artículo sobre esto) y, por lo tanto, las Estaciones son simplemente una forma de organizar el Universo observable, y nuestro papel durante ese tiempo. Por ejemplo, aquí en el hemisferio norte, julio y agosto es cuando gran parte de nuestra cosecha se lleva a cabo, de ahí la «abundancia». Los antiguos naturalistas dirían entonces que, dado que somos microcosmos del Universo, o reflejos del mundo natural, también es un momento para que nos cosechemos a nosotros mismos. ¿Qué significa eso?

Así como el pasaje dice que nuestra belleza/elegancia debe perfeccionarse (es decir, florecer y [hopefully] abundante) utilizando términos que se refieren al carácter Y cosecha de producción literal: esto sugiere que deberíamos haber tenido un crecimiento de carácter durante el año hasta ahora, y ahora es el momento de hacer un inventario. Las metas, ideas, sueños que sembramos en primavera, ahora están maduros y necesitamos reflexionar sobre lo que aprendimos, qué tan lejos hemos llegado y cómo crecimos (si es que crecimos).

Mi esperanza es que cada uno de nosotros se tome el tiempo para hacer un balance del año pasado hasta ahora desde la primavera, y profundice en el suelo de nuestras almas para ver qué hay para cosechar. Ya fuera un defecto de carácter en el que queríamos trabajar, un cambio en nuestra red social o un nuevo trabajo o capítulo en la vida. Encuentre algo que señalar y diga: “¡Sí, aquí está mi abundante cosecha!”.

Fuente del artículo

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario