¿Por qué son tan importantes el calentamiento y el enfriamiento?

Tanto un calentamiento como un enfriamiento implican hacer ejercicios a una intensidad más baja y un ritmo más lento, lo que mejora su rendimiento atlético, previene lesiones y ayuda con la recuperación.
Las actividades de calentamiento incluyen cardio ligero, como una caminata rápida, trote suave o andar en bicicleta lentamente. El calentamiento antes del ejercicio prepara su sistema cardiovascular para la actividad física aumentando el flujo de sangre a sus músculos y elevando la temperatura de su cuerpo. También ayuda a reducir el riesgo de lesionarse, ya que cuando sus músculos se calientan adecuadamente, la tensión que ejerce sobre ellos durante su entrenamiento es menos severa. Esto también reduce el dolor muscular.

Un enfriamiento después de su entrenamiento es importante para llevar gradualmente su frecuencia cardíaca y presión arterial a su nivel normal, es decir, lo que era antes de hacer ejercicio. Cuando hace ejercicio, su ritmo cardíaco bombea mucho más de lo normal, y es importante volver a bajarlo en lugar de detener repentinamente todo movimiento.

El enfriamiento también ayuda a regular el flujo sanguíneo, lo que es especialmente importante para las personas que practican deportes de resistencia como las carreras de larga distancia. Para refrescarse de manera segura, reduzca gradualmente el ritmo de su ejercicio durante los últimos 10 minutos de su sesión. Por ejemplo, si está trotando, reduzca su ritmo a una caminata rápida durante los últimos 10 minutos.

Fuente del artículo

Deja un comentario