¿Puede la acupuntura tratar la fibrosis quística?

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria que altera el funcionamiento normal de las células epiteliales del cuerpo. Las células epiteliales recubren los conductos de muchos de nuestros órganos vitales, incluidos los pulmones, el hígado, los riñones, el sistema reproductivo y la piel. Aquellos que tienen fibrosis quística tienen un gen defectuoso que afecta la función de las células epiteliales. Esto puede conducir a una acumulación de moco pegajoso en todo el cuerpo que eventualmente puede provocar daño pulmonar y tos crónica, lo que afecta la forma en que los pacientes con fibrosis quística respiran y filtran el aire, digieren sus alimentos y absorben los nutrientes de esos alimentos. Solo en los Estados Unidos, hay cerca de 12 millones de personas que padecen esta enfermedad. Desafortunadamente, no existe una cura conocida y la mayoría de los afectados por la enfermedad solo viven entre los 20 y los 30 años. Los tratamientos actuales de la medicina moderna se centran en aumentar la calidad de vida mediante el control de los síntomas.

La Medicina Tradicional China, TCM, puede ayudar a los enfermos de fibrosis quística. Este sistema médico utiliza múltiples modalidades para tratar los síntomas de la fibrosis quística. Se puede utilizar todo, desde la acupuntura hasta las ventosas, para ayudar al paciente y disminuir la acumulación de mucosidad en todo el cuerpo.

De los más de 400 puntos de acupuntura en el cuerpo humano, muchos son especialmente útiles para expulsar la flema y la mucosidad, disminuir el dolor y ayudar a calmar el sistema nervioso central, todos los cuales son síntomas de la fibrosis quística. Si un paciente con fibrosis quística sufre dolor en el pecho debido a la acumulación excesiva de flema en los pulmones, los tratamientos regulares de acupuntura pueden ayudar a disminuir ese dolor y facilitar la respiración de la persona.

En teoría médica tradicional china, las personas nacen con una cantidad limitada de Qi (pronunciado “chee”) o energía vital, y con el tiempo se agota. Sin embargo, el Qi se puede regenerar incorporando opciones de vida saludables, como ejercicio regular, sueño adecuado y una dieta sana y equilibrada. Aquellos que sufren de fibrosis quística comienzan su vida con un suministro menor de Qi y esto significa que es vital que ahorren tanto Qi como sea posible. Debido a que la fibrosis quística ataca los pulmones y el tracto gastrointestinal, estas áreas se vuelven inmediatamente deficientes y débiles. Los tratamientos regulares de acupuntura pueden ayudar al estimular los propios mecanismos de curación del cuerpo para preservar el Qi.

Otra modalidad frecuentemente utilizada en la MTC son las ventosas. Para realizar las ventosas, se succiona oxígeno de un recipiente, a menudo un vaso de vidrio, creando una presión negativa y luego se coloca ese recipiente sobre el cuerpo. La presión negativa actuará como una ventosa y atraerá sangre rica en oxígeno a los tejidos, lo que facilita la curación. Las ventosas también pueden extraer toxinas y crear drenaje, lo que puede ayudar a romper cualquier flema en los pulmones, disminuyendo así el dolor en el área del pecho.

Para quienes padecen fibrosis quística, la combinación de la medicina tradicional china con la medicina convencional puede ser una gran bendición, ya que mejora la calidad de vida general de los pacientes.

Fuente del artículo

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario