Una base saludable para los músicos

El sábado fue el primer día de regreso después de las largas vacaciones de verano para los jóvenes músicos en el Trinity Laban Conservatoire de Londres. También fue la primera vez que muchos de ellos tendrían lecciones de la Técnica Alexander.

Quería comenzar las sesiones dándoles a los estudiantes una idea de por qué el trabajo que hacemos juntos podría ser tan valioso para ellos. Mi objetivo era establecer la escena y comenzar una discusión, por lo que creé la siguiente imagen:

Esas primeras sesiones del sábado funcionaron de maravilla, con todos mis pares de estudiantes (de 11 a 19 años) teniendo algo que decir. Como un buen poema, dio un buen golpe y, sin embargo, provocó una serie de interpretaciones. También pudieron colorearlo (¡lo divertido!).

Al enseñar la Técnica Alexander a los jóvenes, he descubierto que es esencial seguir volviendo a lo básico. A menudo les pregunto variantes de ‘¿Qué es esta Técnica y por qué la estamos haciendo?’. Espero que el recuerdo de la imagen de arriba pueda ayudarme un poco este año.

Fuente del artículo

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario